martes, 7 de septiembre de 2010

Adiós a los infantilismos.

Una vez en la escuela, me preguntaron que qué quería ser al crecer.
"Pirata".Sí.Eso contesté. Quería ser un gran pirata y cruzar los siete mares asaltando barcos y robando oro. Ser una pirata fantástica y encontrar tesoros para luego volver a enterrarlos una y otra vez.
Más tarde, me volvieron a hacer la misma pregunta.Pero esta vez cambié de profesión.
"Astronauta" eso fue lo que dije.Soñaba con poder subirme a una gran nave y viajar por el espacio viendo astros,planetas y estrellas.Descubrir nuevos planetas y llegar hasta la Luna. Soñaba con poder tocar las estrellas, que para mí en aquel entonces eran unos puntitos diminutos.
Cuando estaba en 4º de primaria, me preguntaron lo mismo otra vez. Y yo, muy segura de mi misma, dije que quería ser veterinaria.
Siempre me han encantado los animales, las numerosas fotos que tengo con mis perros son prueba de ello. Me hubiese enantado cuidar a perros,gatos,pájaros y demás animales domésticos.Sí.Quería ser veterinaria.
Pero cuando los niños crecen y dejan los infantilismos,se piensan mucho más la respuesta antes de responder a esa pregunta que tantísimas veces nos han hecho. Cambiamos de parecer constantemente:
Pirata.Astronauta.Veterinario.Arquitecto.Enfermera.Futbolista.Bombero.Policia.Pintor.Cantante.Actriz.
Pero nunca nos decidimos por algo en especial. Siempre hay algo que nos gusta más que otra cosa.
Aunque ahora, yo sí tengo claro qué es lo que quiero ser.
No quiero ser ni policia, ni artista, ni cantante.
Lo que de verdad quiero ser.
                                                 Es ser feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario