domingo, 28 de noviembre de 2010

Porque necesito de la risa como del comer, bueno no, en realidad como del agua. El cuerpo puede aguantar mucho tiempo sin comida pero nuestro organismo no resiste cuando le falta el agua. Algo así me pasa a mí.

Me río por todo. Y no me importa. Lo prefiero así.
Hago bromas, me río de mi misma, de mil cosas...
Pero sonrío y mucho. Y también me río a carcajadas. Consigo que la gente a mi alrededor se ría (y no es que vaya de subida, es que es así. Puede que hasta sea un poquito egoísta; porque viéndolos reír a ellos, también me río yo), me gusta el sonido de una buena carcajada...

¿Qué puedo decir? Me encantan las sonrisas, y más aún, los ojos que sonríen.Quizá no sea la persona con más motivos para reírme, pero lo hago...

Siempre he sido un poco llorica, y seguro que me quedan muchas lágrimas aún... hasta entonces...que me quiten lo reído...:)

Necesidad.

El avión despega, dibujando tras de sí una nostálgica estela. Polvo blanco de suspiros. Ella en los cielos. Él con los pies en la tierra.
Y llega esa primera noche. Separados. A cientos de kilómetros. En dos habitaciones. En dos camas distintas. Bajo sábanas diferentes.
Son las circunstancias de la vida las que te ponen a prueba. Son momentos difíciles. Momentos en los que debes hacer unas cosas pero piensas en otras. Momentos en que sin saber cómo evitarlo te invade una profunda tristeza. Y suena una canción que le recuerda a ella. Le recuerda que no está. Que se ha ido. Que quién sabe qué estará haciendo en ese instante en el que él no puede dejar de pensar en sus ojos, en su forma de reír, en sus labios. En tantas y tantas palabras dichas mientras se enamoraba.
Trata de dormir. Está cansado, tiene sueño. Pero las manecillas del reloj avanzan. Caminan en la madrugada ante su mirada empañada. Y suena otra canción, otra de las suyas. Y apaga el reproductor antes de que se vuelva loco. Ansiedad.
Boca arriba. Con las manos en la nuca. De costado. Con las manos en la cara. Boca abajo. Con los brazos estirados.
Y consulta el móvil. No llama. Cómo va a llamar si son las cuatro de la madrugada.
Va al baño. Se mira al espejo. Se echa agua en la cara. Está fría. Demasiado fría. Sus ojos regresan al espejo. Parece mayor. Desaliñado. Ojeroso. Despeinado. Ella le hace sentir mejor, pero ella está lejos ahora.
Otra vez a la cama. Enciende la televisión. Infocomerciales y estúpidos concursos para ingenuos. La apaga.
Se sienta en el borde del colchón. La echa de menos. Cómo la extraña. Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Él no ha perdido nada. Y sí sabía lo que tenía. Pero sus sentimientos hoy se han multiplicado. Hasta un punto que ni él mismo imaginaba. Cosas del amor. Y es que es ese amor el que le hace sentirse enfermo. Enfermo de necesidad. Sí, la necesita. La necesita a ella.
Y se caen los pétalos de esta primavera. Se caen como cayó un día mi amor por ti. Creo que fue el tiempo. Fue él el que me lo tiro todo por la borda, el que me robo los segundos contigo, el que me hundió en el agua salada del mar. Me lo robo absolutamente todo y yo ya no sé qué es de mí. Vivo en nubes estrañas, en lugares de sueños, en paraísos inventados. Vivo en cuentos de princesas inventados que no tienen principes ni un final feliz. Todos esos cuentos son lugares en los que habito y los cuales me permiten seguir con mi vida cada día. Sí, son muy extraños. Es como si viviera en un lugar sin aire, flotando, en otra dimensión. Cuando pienso en ti me pasa, viajo a esos lugares diferentes a esta realidad llena de odio y falsos amores y me permito soñar con tus besos. Sueño que me acaricias dulcemente la espalda, que me besas en las comisuras de mi labio, que me susurras "te quiero". Pero "solo son sueños" pensarán algunos. Y sí, sólo son eso. Sólo son sueños que me permiten vivir felizmente enamorada de tus recuerdos y tus falsos te quieros.
Y se caen los pétalos de esta primavera. Se caen como cayó un día mi amor por ti. Creo que fue el tiempo. Fue él el que me lo tiro todo por la borda, el que me robo los segundos contigo, el que me hundió en el agua salada del mar. Me lo robo absolutamente todo y yo ya no sé qué es de mí. Vivo en nubes estrañas, en lugares de sueños, en paraísos inventados. Vivo en cuentos de princesas inventados que no tienen principes ni un final feliz. Todos esos cuentos son lugares en los que habito y los cuales me permiten seguir con mi vida cada día. Sí, son muy extraños. Es como si viviera en un lugar sin aire, flotando, en otra dimensión. Cuando pienso en ti me pasa, viajo a esos lugares diferentes a esta realidad llena de odio y falsos amores y me permito soñar con tus besos. Sueño que me acaricias dulcemente la espalda, que me besas en las comisuras de mi labio, que me susurras "te quiero". Pero "solo son sueños" pensarán algunos. Y sí, sólo son eso. Sólo son sueños que me permiten vivir felizmente enamorada de tus recuerdos y tus falsos te quieros.

Devilidad por TI.

Y es que he de admitir que lo mío es la debilidad. Lo mío es seguir deseando hablarte y susurrarte. Mi única necesidad eres tú. Eres esa droga que un jonkie necesita a diario, eres esa nota clave en la música de una canción, esa sonrisa que cada día gobierna mi vida. Y es que ya no pienso, solo siento. Y siento tu necesidad, a cada instante. Siento lo que no se puede explicar más que con gestos, con besos, con susurros, con sonrisas, con miradas... Te necesito, y no puedo ni debo engañar a nadie, y menos a mi corazón. Y es que he de admitirlo ya; la razón de mi eres tú. La parte que me complementa, la mitad de mi corazón. Tú y solo tú. Lo mío es necesidad de necesitarte, querer quererte, poder tenerte y besarte. Porque sin ti los días son rutina, y contigo solo existirían alegrías. Alegrías y sonrisas, pequeñitas, pero que hacen disfrutar de verdad en la vida. Porque la única verdad es que los pequeños detalles son los universos más grandes. Y en mi corazón ya no existe más que dolor. Pero a base de sueños y pequeñas esperanzas consigo revivir en mí momentos ideales que algún día vivimos o soñamos. Porque todo hay que decirlo, tú y yo fuimos algo. Pero el problema el ese; ¿qué algo? A veces la vida no te da respuestas a todas las preguntas, y a veces es el tiempo el que lo decide todo, el que decide qué ha de hacer con cada persona, con cada alma, con cada sueño. Él es el que gobierna vidas y ahoga momentos. Él nos robo promesas, sueños, cosquillas, miradas. Nos lo robo todo. Y todo es todo; tanto lo bueno como lo malo. Nos robo tardes de ensueño, nos robo ser los protagonistas de un cuento, nos robo esperanzas y miradas. Nos robo amor, que fue solo nuestro durante muchos días. Amor, aquel que un día sin palabras pudimos llegar a sentir y prometer. Porque sí somos tontos, pero es que es cosa de tontos enamorarse.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Por una vez en la vida voy a pensar que nunca te conocí, que nunca bese tus labios y las veces que te sentí estremecer debajo de mi piel. Voy a olvidar tus sonrisas traviesas, tus manos calidas y tus ojos claros que me hacían sonrojar con un guiño, uno de esos guiños tan arrebatador. Todas esa cosas tan encantadoras que me llevaron a la perdición. Esas cosas que voy a olvidar para aprender a vivir mejor.

lunes, 22 de noviembre de 2010

domingo, 21 de noviembre de 2010

#_______#

-¿Qué harías si te olvidara?
-Ya te lo he dicho, pasaria de ti, te haría coñas y me lo montaria con otra. Pero ¿sabes qué? cuando nadie me viese, sufriria tanto, te echaría tanto de menos que haría cualquier cosa por recuperarte.

martes, 16 de noviembre de 2010

El amor.

El amor no hace muchas preguntas,
porque si comenzamos a pensar empezamos a tener miedo.
Es un miedo inexplicable.
Por eso no se pregunta: se actúa.Se corren los riesgos.

No lo está.

Algo que la gente olvida, es lo bien que se siente uno cuando libera sus secretos.Sean buenos o malos, al menos han sido destapados.
Te guste o no. Una vez que los has destapado, no tienes que esconderte tras ellos nunca más.

El problema con los secretos es que incluso cuando crees tenerlo todo controlado, no lo está.
Si la vida ya es bastante dura de por sí.¿Por que nos metemos en más lios?¿Por qué esa necesidad de pulsar el botón de autodestrucción?

lunes, 15 de noviembre de 2010

No seré la primera en soltarme :)

Le abrazo con fuerza el cuello antes de que pueda soltarme.Lo que en realidad hace es apretarme más contra él y esconder su cara bajo mi pelo.El punto en el que sus labios rozan mi cuello irradia calor, un calor que se extiende lentamente por el resto de mi cuerpo.
Es una sensaciñon tan agradable, tan increíblemente agradable, que sé que no seré la primera en soltarme.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Quiero que me oigas, sin juzgarme. Quiero que opines, sin aconsejarme. Quiero que confí es en mi, sin exigirme. Quiero que me ayudes, sin intentar decidir por mi. Quiero que me cuides, sin anularme. Quiero que me mires, sin proyectar tus cosas en mi. Quiero que me abraces, sin asfixiarme. Quiero que me animes, sin empujarme. Quiero que me sostengas, sin hacerte cargo de mi. Quiero que me protejas, sin mentiras. Quiero que te acerques, sin invadirme. Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten, que las aceptes y no pretendas cambiarlas. Quiero que sepas, que hoy, hoy puedes contar conmigo. Sin condiciones.
En esta sociedad el ser un gilipollas le da derecho a uno a hacernos perder el tiempo.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

¿Sabes que espero al encontrarte? Que nuestras piernas se estremezcan, que nuestros estómagos parezcan machacados, que nuestras almas sean un complemento, que el corazón se convierta en un solo latido, que nuestros cuerpos se atraigan como imanes y nuestras cabezas sepan distinguir cada una de ellas para que discutan su mundo particular. Que puedas entender lo que nos rodea para que recorramos el camino de la vida y esperar que este no se separe en el transcurso.
Ten por seguro que no quiero sentir agobios, si no compañerismo. Tampoco que sientas que te alejo de lo que tú puedas llamar felicidad, la otra palabra que esperas la posee el tiempo y no sé si esta irá delante o ya la dejamos atrás, pero la única forma de encontrarla es a través del instante en que avancemos juntos. Quiero que llegues a donde quieras llegar, quizás cuando llegues...
Yo sabré a donde ir.
A veces se te quedan grabadas las cosas más raras, cosas a las que no das la más mínima importancia, ni siquiera en el momento que pasan.
Esas las recuerdas a la perfección... En cambio, las más importantes se te van… se van tan lejos que es como si nunca hubiesen ocurrido...

martes, 9 de noviembre de 2010

Tengo que pedir gracias al creador del cenicero, cargo tantos llantos en ese cigarrillo, que me duele pensar que eres un vicio, mi droga, creo que mi error fue pensar que sentías lo mismo, ahora sólo queda el lamentarse por habértelo dicho.
Si consigues tener todo lo que quieres tienes la batalla ganada. Sé que eso es bastante difícil más que nada porque nunca se tiene lo que se quiere pero siempre se puede intentar. Yo voy a intentarlo y eso es una cosa que te incumbe a ti. ¿Saber porque? Porque te quiero como a nadie más y si no te tengo aquí no gano nada, al contrarío, todo lo pierdo si no estas cerca de mí.
Todos pintan el amor como algo realmente encantador, te venden una realidad difícil de encontrar. No niego que no exista el amor solo digo que no todo es tan bonito. Cuando tú realmente quieres a una persona y esa persona no sabe nada de ti se te parte el corazón. Sientes un vacío que te ahoga el corazón, una pena sin explicación. Y todo porque alguien no es capaz de valorar tu persona y todo tu amor.
- ¿Tanto me desprecias?
- Me desprecio a mi misma.
- ¿Por qué?
- Por permitirme amarte alguna vez.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Eres mi amiga, para mi eso es ya suficiente para dejar todo por ti, para dar lo que tengo y lo que tendré.
Eres la persona que me apoyo cuando lo necesitaba y a la que espero ayudar cuando lo necesite, aunque no me lo pida con palabras. Porque te conozco, y se que con un simple gesto eres capaz de hacerte pequeña, esconderte y volver a tu mundo de fantasia. Si es asi, dejame estar ahi para ti.