martes, 9 de noviembre de 2010

Tengo que pedir gracias al creador del cenicero, cargo tantos llantos en ese cigarrillo, que me duele pensar que eres un vicio, mi droga, creo que mi error fue pensar que sentías lo mismo, ahora sólo queda el lamentarse por habértelo dicho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario