miércoles, 23 de marzo de 2011

Sunpongo que no seré la única.

Sí, es cierto, los envidio, envidio a esos niños cuya máxima preocupación es escoger el sabor de la piruleta, envidio a aquellos que se quieren y que no les da ningún miedo mostrarlo, envidio a los que se dejan la vergüenza totalmente olvidada y que dar voces por la calle es su rutina, envidio a los que caminan siempre sonriendo, a aquellos que se lo dicen todo con una mirada, sí, los envidio, envidio a aquellos ancianos que se quieren tras estar una vida entera juntos, envidio a aquellos en los que decir lo que piensan constituye su día a día, envidio a aquellos que son felices con una mísera sonrisa, envidio a la gente que no tiene miedo, que son valientes por naturaleza, envidio a la gente cuyo afán de prepotencia queda justificado, envidio a aquellos que son capaces de sonreír cuando su vida cae cuesta abajo y sin frenos, envidio aquellos que sean capaces de olvidar de un día para otro, sí, los envidio.

4 comentarios:

  1. yo también envidio a esos que olvidan de un dia para otro, ojalá yo fuera asi.

    un beso, el texto tiene tanta razón...

    ResponderEliminar
  2. Esta entrada es preciosa. Yo tambien lo envidio.
    :)

    ResponderEliminar
  3. Mirado así, yo también envidio a alguno de ellos..
    Buenísima entrada, enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias chicas!♥

    XOXO (:

    ResponderEliminar