sábado, 16 de abril de 2011

Aprende tú también.

He aprendido:
que la vida es como un rollo de papel sanitario. Mientras más se acerca a su final, más rápido se va.
He aprendido:
que deberíamos de estar contentos de que Dios no nos concede todo lo que pedimos.
He aprendido:
que el dinero no te da categoría.
He aprendido:
que son las cosas pequeñas y cotidianas las que hacen la vida tan espectacular.
He aprendido:
que muy dentro de cada persona hay alguien que desea ser apreciado y amado.
He aprendido:
que Dios no lo hizo todo en un día. ¿Qué me hace pensar que yo si puedo?.
He aprendido:
que el ignorar las cosas, no las cambia.
He aprendido:
que cuando quieres desquitarte de alguien, solo permites que ese alguien continúe hiriéndote.
He aprendido:
que es el amor y no el tiempo, lo que cura las heridas.
He aprendido:
que la mejor manera que existe de crecer, es rodearse de personas que sean más listas que yo.
He aprendido:
que cualquier persona que conozcas, merece ser saludada con una sonrisa.
He aprendido:
que no hay nada más dulce que dormir con bebés y sentir su respiración en tus mejillas.
He aprendido:
que nadie es perfecto hasta que te enamoras de él.
He aprendido:
que la vida es dura, pero yo soy más duro.
He aprendido:
que las oportunidades nunca se pierden, las que tú desperdicies, alguien las encontrará.
He aprendido:
que si albergas amargura, la felicidad buscará otro sitio para albergarse.
He aprendido:
que uno debe mantener sus palabras suaves y tiernas, porque el día de mañana tendrá que comérselas.
He aprendido:
que cuando un bebé recién nacido te agarra un dedo con su mano, te ha agarrado para toda la vida.
He aprendido:
que todos quieren vivir en la cima de la montaña, pero toda la felicidad y crecimiento ocurren mientras estás escalándola.
He aprendido:
que mientras menos tiempo tengo para trabajar, más cosas hago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario