sábado, 11 de junio de 2011

Cuando deja de mirarte.
Cuando ya no te sonrie.
Cuando no te toca.
Cuando no se fija en tí.
Cuando eres invisible.
Cuando al cruzarse vuestras miradas, él agacha la cabeza y desvía su mirada.
Cuando deja de quererte.

Es el momento. En ese momento te das cuenta de que el mundo te está comiendo y ni siquiera te lo habías planteado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario