domingo, 12 de junio de 2011

Y, de repente, es como si no existiera nadie más en el mundo que estas dos personas que atraviesan el espacio para encontrarse. Chocan, se abrazan, pierden el equilibrio, se dan contra una pared y allí se quedan, convertidos en un solo ser invisible.
Noto una punzada de celos, no por ellos, sino por su certeza.
Viéndolos, nadie dudaría de su amor.

3 comentarios:

  1. Puuuaf, cuánta pasión recogida en unas letras, me ha gustado mucho :)

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado ! te sigo pero ya!
    Un besito desde http://twocolorsintheair.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu BLOG. Te sigo, sigueme a mi http://loveyourloveforever.blogspot.com/

    ResponderEliminar