viernes, 29 de julio de 2011

Llega el puto invierno.

Siempre hay un momento en que el camino de difurca, cada uno toma una direccion pensando que al final los caminos se volverán a unir, desde tu camino ves a la otra persona cada vez más pequeña, no pasa nada. Estaos hechos el uno para el otro, al final estará ella. Pero al final solo ocurre una cosa: llega el puto invierno.

Y de repente te das cuenta de que todo ha termiando. De verdad. Ya no hay vuelta atrás. Lo sientes. Y justo entonces intentas recordar en qué momento comenzó todo. Y descubres que todo empezó antes de lo que pensabas. Mucho antes. Y es ahí, justo en ese momento, cuando te das cuenta de que las cosas solo ocurren una vez.

Y por mucho que te esfuerces ya nunca volverás a sentir lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario