lunes, 28 de mayo de 2012

¿Y qué tal si quedamos esta noche?


Bien, antes de nada, deja que te explique como será nuestra cita: Me llevarás a tu restaurante preferido, comeremos mientras charlamos de nuestras solitarias vidas, a ti te entrará una repentina depresión y beberás, beberás y seguirás bebiendo. A la madrugada cerrarán el local y en tus condiciones me veré obligada a llevarte a casa, me ofrecerás entrada y también una copa. Yo beberé y me pondré a tu altura y en ese estado de locura haremos el amor. Me despertaré confusa y saldré a hurtadillas de la casa, tú me reprenderás y luego yo te soltaré un: ¡Tú no has sido más que un lío de noche!
¿A sí es cómo veo yo el amor? No, es deprimente. Necesito planificar de nuevo esta noche porque ese chico VALE LA PENA.
Los grandes momentos de la vida están llenos de preguntas. Los grandes encuentros de la vida están llenos de interrogantes. Cuando llega el gran momento, uno cree haber contestado todas las preguntas; cree estar listo. Ya en ese momento, uno cree tener las respuestas y reacciona. Pero siempre surgen nuevos interrogantes. Qué, cómo, cuándo, dónde y por qué. Eso es lo que siempre nos preguntaremos.

jueves, 24 de mayo de 2012

Juro que odio a esa gente. Esa gente que se mete en tu vida sin saber absolutamente nada de ti, aunque cree saberlo todo. Aquellos que te juzgan sin conocerte, creyendo saber perfectamente cómo eres, y haciendo como si lo que dicen no doliese.
Y me encantaría poder contestarles, a todo ellos. Decirles lo que de verdad pasa, cuál es realmente mi situación, o cómo es mi vida para poder callar muchas bocas. Pero no. Puedes pensar lo que quieras, puedes creer que tu vida es difícil cuando realmente no tienes ni idea de lo que eso significa, ¿eres feliz así? perfecto. Pero deja de joderle la vida a los demás.
De nada.

martes, 22 de mayo de 2012

Mis sábanas huelen a ausencia. Me callan con besos pero no eres tú así que me la sudan y sólo pienso en que vengas sin billete de regreso.Ciudades mudas y tú y yo discutiendo, haciendo más grande el hueco de la pajita para meter dos y compartir el batido. Mangas manchadas de chocolate y no de lágrimas.
Petas a pachas, matrimonio de conveniencia para que te suministre yerba. Tus manos, cogen el peta y me lo pones en los labios.
Tres colores en la muñeca y un nombre en la cabeza mientras como techo.
Espérame en el ático como en esa película en la que los protas tienen nuestros nombres.
Báilame el agua, paséate sin pantalones por aquí, túmbame en la cama. Noche de tripis.
Dime que me odias. Sonríe. Ahora di todo lo que me quieres. Quéjate de algo para que pueda llamarte quejica.
Gracias por no obedecer y quererme.
La rubia del tercero... el mundo jodido y te fijas en mí. 
Tus ojeras llevan mi nombre. Las veo y me siento orgulloso.
"No hace falta que busques entre líneas esta vez, pequeña."
Sabor a "no te vayas", aunque por ahora solo he probado el "ven".
Échame de menos y piensa en mí, lo de siempre, eh.

domingo, 13 de mayo de 2012

Los días se escapan.

No. No solo ha sido un viaje. Ha sido EL VIAJE. Y nosotros tampoco hemos sido solo compañeros. Para nada.
Esto nos ha cambiado, chicos. Pasamos de ser amigos a formar una gran familia. No voy a agradeceros este viaje, porque sería demasiado hipócrita por mi parte. No quiero agradeceros estos cinco días tan increíbles que he disfrutado a vuestro lado y gracias a vosotros. No. Lo que de verdad debo agradeceros son estos trece años. Estos trece años que llevamos juntos, no todos, pero la gran mayoría estamos juntos desde siempre.
Y podemos discutir, y pelearnos y querer mandarnos a la mierda, pero bueno, eso pasa en cualquier familia ¿no?
Y sé que aunque no queramos pensarlo, y odiemos hablar de ello, esto se acaba. Aquí terminamos, cada uno elige su camino. Pero no lo creo, no creo que esto se acabe. Si, puede terminarse el curso, y sé que será duro no veros día a día, porque me he acostumbrado a veros medio dormidos a las ocho y media de la mañana de lunes a viernes durante trece años. Pero la vida son etapas, y esta etapa tan increíble se acaba, para que comience otra nueva, donde conoceremos gente nueva, haremos nuevos amigos y viviremos grandes experiencias. Pero esto que hemos conseguido juntos, es único. Y sé que esta etapa de mi vida, es la etapa de mi vida.
Y puede que este viaje me haya hecho darme cuenta de lo que realmente valéis, de lo importantes que sois, y de lo muchísimo que os voy a echar de menos el año que viene.
Pero seguiremos juntos. Y cuando vayamos cumpliendo nuestros sueños y alcanzando nuestras metas, todos estaremos juntos para verlo. Porque si, el año que viene cada uno se va a hacer su vida, pero nos veremos. Lo sé.
Así que, repito, no os daré las gracias por este viaje. Para nada.
Os voy a dar las gracias por toda mi vida.
Gracias por estar a mi lado. Siempre.








Sois increíbles. De eso podéis estar seguros.

John Lennon.

"Nos hicieron creer que el "gran amor " sólo sucede una vez, generalmente antes de los 30 años. No nos contaron que el amor no es accionado, ni llega en un momento determinado. Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas la responsabilidad de otro. Nos hicieron creer en una fórmula llamada "dos en uno": dos personas pensando igual, actuando igual, que era eso lo que funcionaba. No nos contaron que eso tiene un nombre: anulación. Que sólo siendo con personalidad propia, podremos tener una relación saludable. Nos hicieron creer que el matrimonio es obligatorio y que los deseos fuera de término deben ser reprimidos. Nos hicieron creer que los guapos y delgados son más amados. Nos hicieron creer que sólo hay una fórmula para ser feliz, la misma para todos, y los que escapan de ella están condenados a la marginalidad. No nos contaron que estas fórmulas son equivocadas, frustran a las personas, son alienantes, y que podemos intentar otras alternativas. ¡Ah!, tampoco nos dijeron que nadie nos iba a decir todo esto... Cada uno lo va a tener que descubrir solo. Y cuando estés enamorado de ti mismo, es cuando podrás enamorarte de alguien."

domingo, 6 de mayo de 2012

Odié como un hijo de puta desde lo alto en horas bajas

Revolucionando cada paso con cuidado , disfrutando y valorando .
Estamos aquí para saltarnos las normas.
Me apetece tumbarme sobre ti, besarte y permanecer así un rato. Intercambiando palabras y besos. 
Silencios y suspiros. 
Sentirte conmigo.
Me apetece preguntarte.
Y decirte que eres lo puto mejor.
Me apetece morderte. 
Quiero abrazarte y pensar en ese momento que tu también lo harás.
Cogida a ti.
Para que te quedes conmigo un rato más.
Me apeteces tú, y cuando digo eso también incluyo todo lo anterior.
Me llamaste y me dijiste que me preparara para la noche, que pasarías a buscarme y disfrutaríamos justos de esta noche, una noche especial. Estuve 3 horas preparándome, 3 largas horas intentando estar perfecta solo para ti. Cuando viniste a buscarme supe que algo tramabas, que esa sonrisa picara escondía algo y a mi eso me intrigaba. Llegamos a tu casa y dijiste que entrara primero, todo estaba oscuro y tenía miedo pero me agarraste de la mano y sonreí de inmediato. De repente la luz se encendió y delante de mí estaba una mesa para los dos, para nosotros dos, con un gran ramo de rosas rojas y lleno de velas y sobretodo de amor. Me gire sobresaltada por tanta emoción y solo atiné a abrazarte y besarte sin control. Sonreías mientras yo te besaba y eso a mi me encantaba; y a partir de entonces todo paso muy rápido. La noche había terminado y caminábamos hacía mi casa con sonrisas satisfechas, satisfechas por habernos amado. No me importaba que todo hubiera terminado ¿sabes por que? Porque estoy completamente segura que habrá muchas más noches como estas, noches en donde solo existimos los dos y, sobretodo, nuestro amor.